Gobernanza: ¿Qué es? ¿Para qué sirve?

¿Qué es la gobernanza?

La gobernanza es un término que hace referencia a los procesos de toma de decisiones dentro de una organización: quién es responsable de qué, cómo se toman o aplican las decisiones importantes, si la autoridad recae en unas pocas personas o se distribuye entre todos los participantes, etc.

Todas estas cuestiones tienen diferentes implicaciones para el sistema operativo de una organización, ya sea a nivel macro (por ejemplo, una decisión sobre una nueva característica o un nuevo objetivo) o a nivel micro (por ejemplo, cuánto gastar en marketing o quién es responsable de una determinada tarea).

Un modelo de gobernanza exitoso suele ser lo que hace que una organización tenga éxito. Lógicamente, no existe un modelo único: cada modelo es situacional y su viabilidad depende en gran medida de las circunstancias específicas. Mientras que la democracia participativa puede ser apropiada para algunos, la devolución a una autoridad central puede ser preferible para otros.

Por muy diversos que sean, los modelos de gobernanza ejemplares suelen girar en torno a un conjunto de cualidades: transparencia, integridad, eficacia y colaboración.

En el contexto de la blockchain, el debate sobre la gobernanza gira actualmente en torno a dos conjuntos de modelos: centralizado, frente a descentralizado; y on-chain (en-la-cadena), frente a off-chain (fuera-de-la-cadena). El primer duelo es la clásica paradoja de la blockchain que desafía las estructuras de autoridad contemporáneas. El segundo se refiere a la participación humana y al grado de automatización de los procesos de toma de decisiones.

Independientemente de la estructura de gobierno, las cuestiones en juego suelen ser el acceso a la red, la asignación de fondos, el tamaño de los bloques, los sistemas de recompensa, las votaciones y la toma de decisiones (por ejemplo, la cancelación de transacciones mediante una bifurcación).

Analicemos estas cuestiones y veamos cómo se resuelven en los modelos de gobernanza mencionados.

Gobernanza centralizada o descentralizada

La principal propuesta de valor de Blockchain es la descentralización, es decir, la eliminación de los guardianes o intermediarios en las transacciones para reducir los costos y permitir que las partes realicen transacciones directamente entre sí, por ejemplo, mediante contratos inteligentes. A gran escala, esto significa efectivamente la eliminación de los centros de autoridad como los gobiernos y sus instituciones, los bancos centrales, etc.

La gobernanza descentralizada es, por tanto, una respuesta natural al actual orden mundial del «Estado sobre todo», que ha sido el enfoque preferido durante siglos. En la era de la información y el empoderamiento personal, la descentralización actúa como motor hacia un futuro diseñado para poner la autoridad en manos del pueblo. Por ello, podría considerarse incluso como la extensión digital de una democracia representativa.

Las redes descentralizadas se basan generalmente en el consenso y permiten a los participantes tomar parte activa en los procesos de toma de decisiones dentro de una red. Como en el caso de bitcoin, cada vez que se pone en cola una transacción, debe ser aprobada colectivamente por los nodos interconectados en lugar de por un operador central o un grupo de operadores.

Del mismo modo, DASH utiliza un sistema de votación por consenso para introducir cambios en su protocolo. Las propuestas de gobernanza dentro de su red se presentan a las partes interesadas, que a su vez tienen un plazo para «anunciar» su decisión.

Podría decirse que el modelo DASH es más eficaz a la hora de tomar decisiones debido a su urgencia, que anima a los participantes de la red a votar antes de la fecha límite en lugar de hacer la vista gorda y dejar que otros lo hagan por ellos.

¿Por qué descentralizar?

Además de permitir las transacciones directas y evitar a los intermediarios o guardianes, un modelo de gobernanza descentralizada tiene la ventaja evidente de proporcionar controles y equilibrios a los que tienen autoridad, lo que da lugar a una mayor transparencia y responsabilidad.

La aprobación de las transacciones debe pasar por una serie de interesados y las convocatorias de votación suelen ponerse a disposición de toda la red. Una autoridad central no puede «arreglar los libros» o introducir cambios en su propio interés a puerta cerrada, ya que los libros se distribuyen entre los participantes. Esto también elimina el riesgo de «punto único de fallo» de los sistemas centralizados.

Además, la descentralización puede contribuir a mejorar la eficacia y el ritmo de la toma de decisiones a nivel macro. Siguiendo el ejemplo de DASH, las decisiones específicas pueden presentarse directamente y evitar así las estructuras jerárquicas tradicionales de los modelos de gobernanza centralizados.

  ¿Qué es una stable coin? Guía para principiantes

Argumentos contra la descentralización

Sin embargo, la gobernanza descentralizada tiene sus propios problemas. En primer lugar, pone en duda la capacidad del colectivo para llevar a cabo decisiones importantes. Si la autoridad está distribuida, las partes distribuidas serán naturalmente examinadas y su credibilidad para representar adecuadamente al colectivo será cuestionada.

Sin un sistema de votación funcional e inducido por el tiempo, la gobernanza descentralizada está condenada al fracaso. Implementar una decisión en la red principal de Bitcoin puede llevar meses o incluso años, en los casos en los que el colectivo es simplemente incapaz de llegar a un consenso.

La ventaja de un modelo de gobernanza centralizado, suponiendo que una autoridad responsable y con conocimientos esté al mando, está relacionada con el monopolio de esta última en la toma de decisiones. En general, una autoridad central dispone de toda la información pertinente para tomar decisiones informadas que sirvan mejor a los intereses de la comunidad.

Además, es más probable que una sola autoridad cuente con los conocimientos necesarios para garantizar un funcionamiento fluido y una toma de decisiones informada. Esto es al menos en un escenario ideal en el que la autoridad en cuestión sigue siendo responsable de sus obligaciones de gestión. En un entorno complejo como el de la blockchain, a menudo se aboga por una toma de decisiones centralizada debido a las asimetrías de información entre los organismos centrales y los integrantes de una red. Como es probable que el controlador central sea el que diseñó la red, tiene sentido darle autoridad al diseñador.

Además, la centralización también podría tener la ventaja de acelerar las decisiones. Al reducirse la participación de otros, un organismo central puede ejecutar más rápidamente sin tener que someter cada decisión a una votación conjunta. La existencia de un sistema preestablecido de toma de decisiones será, por supuesto, una condición previa adicional para el buen funcionamiento. El infame ataque al DAO de 2016, en el que se robaron 3,6 millones de Ethereum, es un claro ejemplo de cómo la lentitud en la toma de decisiones puede tener vastas consecuencias negativas en la operatividad y funcionalidad general de una red.

Gobernanza on-chain u off-chain

La gobernanza de la blockchain, como probablemente puedas adivinar, ocurre… directamente en el protocolo de la blockchain. En otras palabras, cualquier propuesta de cambio o proceso de toma de decisiones debe incorporarse al código de la red. Este tipo de gobernanza permite a los promotores del proyecto (o controladores del nodo) ser la fuerza principal de las decisiones de la empresa y someter su voto a cualquier nuevo desarrollo. Este sistema no suele seguir el principio de «1 nodo-1 voto», sino que depende del número de partes nativas que tenga cada nodo.

La gobernanza en cadena es esencialmente un tipo de modelo de gobernanza descentralizada, ya que se caracteriza por la toma de decisiones distribuida: los nodos votan y toman las decisiones colectivamente, en lugar de tener un organismo central a cargo. La participación en los procesos de votación se fomenta mediante recompensas en la cadena para los desarrolladores/nodos y deja a los usuarios finales sin voz en la gestión del proyecto. Por supuesto, los detalles específicos de la elegibilidad de la votación varían de un proyecto a otro, pero la característica principal sigue siendo un sistema de votación basado en el código para las partes interesadas.

Además de ser descentralizada, la gobernanza en la cadena tiene la ventaja añadida de la rapidez en la toma de decisiones, siempre que esté bien diseñada. A medida que los cambios propuestos se importan en el código del proyecto y se anima a los desarrolladores a votar, hay una sensación de urgencia para aplicar las actualizaciones, especialmente cuando el sistema está respaldado por un plazo de votación y aplicación.

Por otro lado, la gobernanza en la cadena también puede conducir a una baja participación en las votaciones, especialmente en ausencia de una estructura de recompensa óptima para los nodos participantes. En este caso, el problema se amplía por la posibilidad de una votación no democrática: si algunos nodos deciden no votar, otros con más monedas pueden determinar la evolución del proyecto. En general, el sistema puede allanar el camino para la toma de decisiones de pago, en la que los nodos «más ricos» son capaces de votar más que sus homólogos «más pobres» por pura fuerza bruta.

La bifurcación dura de DAO en 2016, que mencionamos anteriormente en el contexto de la lentitud en la toma de decisiones, es de nuevo un excelente ejemplo de cómo un sistema de votación disfuncional puede conducir a una variedad de problemas que conducen a una pérdida significativa de fondos.

  ¿Qué es una DAO? ¿Para qué se utiliza en criptografía?

En comparación con su homólogo en la cadena, la gobernanza fuera de la cadena es mucho más cercana a las estructuras de gobernanza tradicionales y más fácil de entender. El grado de centralización también es mucho mayor y el poder de la autoridad recae en un puñado de personas, normalmente líderes comunitarios o partes interesadas con una mejor posición de negociación, por ejemplo, las grandes asociaciones mineras y los promotores del núcleo.

Los sistemas de gobernanza fuera de la cadena suelen implicar procesos fuera del ámbito de la blockchain o del «código»: sólo después de que se haya tomado una decisión, sus implicaciones se traducen en acciones en la blockchain, como una bifurcación suave o una asignación de inversiones. Así pues, este modelo de gobernanza utiliza los mecanismos de regulación y cumplimiento preexistentes para guiar el futuro de una red de blockchain. Por ejemplo, un consejo de administración se enfrenta a la decisión de introducir una nueva característica del proyecto y procede a una votación (en el espacio físico) con un resultado determinado. Este resultado, ahora documentado manualmente, se importa a la infraestructura subyacente de la blockchain para su ejecución: aquí no hay mucha tecnología, sólo la fase de ejecución.

Como probablemente haya adivinado, la gobernanza fuera de la cadena implica un mayor grado de participación humana y un escaso uso del código para la toma de decisiones. En el contexto de la blockchain, esto puede ayudar a reducir los errores de importación de código y datos. Dado que las decisiones se toman en la blockchain, hay que tener mucho cuidado de no escribir código defectuoso y, si es así, la funcionalidad de la red es limitada o no funcional por diseño. Por lo tanto, la característica de inmutabilidad de la blockchain aumenta en gran medida el elemento de error humano, lo que hace que el modelo de gobierno fuera de la cadena sea mucho más útil para las redes que tienden a tomar menos decisiones en total. Del mismo modo, en teoría, podría ofrecer un asesoramiento más «experto» por parte de quien tenga más información.

Sin embargo, la gobernanza fuera de la cadena suele estar relacionada con problemas de transparencia. Como las decisiones pueden tomarse a puerta cerrada y los miembros de la red sólo pueden ver los resultados, existen dudas lógicas sobre la validez de los procesos de decisión. Si se añade el hecho de que un pequeño número de personas (normalmente una especie de consejo de administración) se encarga de dirigir un proyecto, se llega al punto inicial de preocupación que llevó al desarrollo de blockchain: la eliminación de las autoridades centrales y la asignación de poder a la red y a todos sus participantes.

Una vez analizados los diferentes modelos de gobernanza, pasamos a analizar sus aplicaciones prácticas dentro de las redes de blockchain existentes. Los ejemplos citados son algunos de los proyectos más importantes relacionados con los debates sobre gobernanza.

Algunos ejemplos más importantes de modelos de gobernanza de blockchain en acción

Bitcoin y Ethereum

Bitcoin es la mayor red de blockchain de código abierto y el ejemplo más utilizado de modelo de gobierno descentralizado. En contra de algunas opiniones, los principales responsables de la toma de decisiones en Bitcoin son los usuarios y los mineros, no el equipo de desarrollo del núcleo de Bitcoin o un director de proyecto activo como Vitalik Buterin de Ethereum.

Se podría argumentar perfectamente que el modelo de gobierno de Bitcoin es una mezcla de gobierno dentro y fuera de la cadena, teniendo en cuenta el papel de los líderes de la comunidad fuera del propio código.

El protocolo de Bitcoin es abierto y no tiene requisitos especiales para los posibles participantes, excepto que deben seguir el protocolo, la mayoría de los cuales sigue el protocolo original de Satoshi Nakamoto. Por lo tanto, cualquier ciudadano «consciente del código» puede participar activamente en el desarrollo de Bitcoin, siempre y cuando pueda aportar potencia de cálculo adicional a cambio.

Estos proveedores de potencia de cálculo (mineros) están más o menos detrás del gobierno de Bitcoin, junto con los «usuarios normales». Las principales decisiones de la red se toman generalmente sobre la base de una revisión por pares de los usuarios, seguida de un consenso de los mineros más activos – una especie de meritocracia, si se quiere, en la que los más influyentes tienen un peso proporcional en la toma de decisiones. Bajo la moderación del desarrollador principal de Bitcoin Core y otros desarrolladores «senior», la red vota una Propuesta de Mejora de Bitcoin (BIP). Tras la votación, los cambios propuestos se aplican o se rechazan. Para más información sobre la gobernanza de Bitcoin y las bifurcaciones duras y blandas, siga este enlace.

  ¿Qué es un contrato inteligente? Guía completa para principiantes

El nivel de centralización de Ethereum, la segunda criptomoneda más popular, es actualmente objeto de debate. Aunque a menudo se anuncia como descentralizada, la red sigue dependiendo en mayor o menor medida de la aportación de su fundador, Vitalik Buterin, que es el responsable de escribir los principales cambios en el código de Ethereum.

Sin embargo, Ethereum utiliza una estructura de gobierno similar a la de Bitcoin, en la que los usuarios pueden decidir sobre los cambios de software en toda la red votando sobre las Propuestas de Mejora de Ethereum (EIP). De diferentes tipos según la decisión que se discuta, los PEI pasan por una serie de etapas (desde el borrador hasta el estatus final/ aplazado) antes de ser aplicados. Todos los cambios anteriores y la presentación actual pueden seguirse en el repositorio GitHub de código abierto de Ethereum.

Tezos

Tezos es famoso por su modelo de gobernanza de blockchain. Lo interesante de este proyecto es que ha implantado un sistema de votación cíclico: uno por cada trimestre del año (es decir, cada tres meses).

Además, cada ciclo de votación tiene su propio caso de uso, el primero relativo a la revisión, el segundo a la votación propiamente dicha y el último a la actualización en directo. La tercera etapa (implementación o rechazo) funciona sobre la base de una mayoría simple: el umbral se establece en el 80% y los cambios propuestos que cumplen este requisito se introducen en la red principal de Tezos.

El modelo de Tezos es un buen ejemplo de gobierno en la cadena. También tiene en cuenta el número exacto de votos necesarios para hacer avanzar un cambio, lo que debería estar en el centro de cualquier sistema de votación. La red también incluye la posibilidad de votar sobre el propio sistema de votación, una forma estupenda y creativa de abordar las ineficiencias causadas por los grupos de interés dominantes, la baja participación de los votantes y otros aspectos similares.

El futuro de la gobernanza de blockchain

Equilibrar los intereses de todas las partes interesadas en las redes de blockchain es un desafío bastante difícil. Como hemos visto, hay muchas maneras de diseñar un modelo de gobernanza de blockchain y su viabilidad depende en gran medida de una variedad de factores, intrínsecos a cada proyecto individual. Mientras que algunos pretenden destacar la importancia del asesoramiento informado y experto (por ejemplo, la EOS), otros se centran en el elemento comunitario y tratan de ser más inclusivos cuando se trata de la participación de las partes interesadas en la gobernanza.

El estado del arte de los modelos de gobernanza contemporáneos evolucionará sin duda en el futuro. Algunos proyectos ya están tratando de proponer alternativas óptimas, como la gobernanza entre cadenas, para satisfacer las necesidades del mercado criptográfico en evolución y su comunidad.

Sin embargo, una cosa puede decirse con absoluta certeza: blockchain ha redefinido la noción clásica de gobernanza y ha sacudido los propios cimientos sobre los que descansa nuestro «viejo» mundo basado en el Estado.

El futuro pondrá sin duda a prueba la resistencia de las actuales instituciones centralizadas y avanzará hacia una mayor responsabilidad y participación personal de todos los interesados, en lugar de un puñado de personas a cargo de la toma de decisiones.

Incluso en el caso de las entidades que pueden funcionar mejor con un modelo de gobierno centralizado, los controles y equilibrios son esenciales para promover la transparencia y la responsabilidad de los responsables. Las estructuras de gobernanza híbridas y creativas pueden ser la solución a estos problemas, pero está por ver si un espacio caracterizado por su tendencia a la descentralización evoluciona en consonancia con su creación.

Dernière mise à jour le abril 16, 2022 por Laura

Deja un comentario

UnicornGo tiene un objetivo claro: democratizar el Bitcoin, el blockchain y las criptomonedas y hacer que este fabuloso mundo sea accesible para todos.

Servicios

Recursos

Contact